Se Pone En Orden La Casa: Bogotá Fashion Week Deja Huella

Después de la libertad como máximo atributo que nos es propio como seres humanos, y cuya ausencia y vulneración definitivamente trastoca nuestra existencia, los valores como la seguridad y la confianza son claves para nuestra vida en relación. Es precisamente un inmenso y notable ejercicio de confianza, en la que se embarcaron múltiples actores que hicieron posible la edición del Bogotá Fashion Week (BFW) 2017.

La historia reciente de las citas de moda en Bogotá, en general siempre ha contado con grandes profesionales comprometidos con una causa común, sin embargo en el camino en ocasiones las discordias, producto del mal manejo de la gestión de egos y una tóxica coordinación de un buen trabajo en equipo, han dado como resultado algún cadáver exquisito (entiéndase – Circulo de la Moda de Bogotá – Semana Internacional de la Moda de Bogotá y quizás incluso para algunos la resurrección del Bogotá Fashion Week 2015 y 2016).

Aun así a título anecdótico parece que para el Bogotá Fashion Week la tercera es la vencida, algo que quedó en evidencia al entrar a ser uno de los productos de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), donde ésta demostró con creces que tiene la destreza para llevar a cabo eventos de ciudad con mayúscula.

De modo que, desde el ámbito de las percepciones y recordando cómo una marca es una construcción mental, la marca BFW sale reforzada en su edición 2017 no sólo por un tema logístico, si no por trabajar arduamente para que la mirada de la CCB se sintiera cómoda vistiéndose de moda, belleza y estética. El hermano mayor al menos dentro de los “productos“ que maneja la CCB y cuyo éxito es indiscutible es la feria de Arte Contemporáneo de Bogotá (ARTBO), pero conversar bajo la mirada #EsModaBog supuso un gran ejercicio de confianza, incluso me atrevería a afirmar de fe, para sentirse cómodos con un leguaje que no responde a su núcleo duro de negocios pero evidentemente ellos bien saben que la moda es una gran industria que genera riqueza a nivel global; así que en esta ocasión la formula se tuvo que ajustar a una dosis mayor de ocio para generar mucho negocio.

Por lo tanto, en términos formales, hubo dos pasarelas claves para la CCB; el espectáculo que aconteció por tres días en la infraestructura efímera que se adecuo para ello, el show puro y duro, y luego la pasarela de pago donde con su experiencia y el Know How de Pro Colombia, Invest in Bogotá y el equipo In House, y donde todo el proceso de acompañamiento de los curadores del BFW, con el talento creativo seleccionado, dejaron otra impronta muy valiosa para este tipo de encuentros de moda.

Lo anterior también deja en evidencia que en el el sector creativo las voces, autoridades, líderes o aquellos que toman decisiones, han de guiar con el ejemplo en este tipo de apuestas, deberán de trabajar en equipo y hacer un ejercicio serio de autocrítica, algo no muy habitual en la cultura latina y mediterránea.

Los Protagonistas del BFW

Ahora bien, desde la parte estética y de belleza, los diálogos creativos no sólo se dieron en torno a las pasarelas, también gracias al márket experience los diseñadores seleccionados pudieron tomar el pulso, unos con una frecuencia más alta y otros más baja de cómo se están percibiendo sus propuestas y universos de marca; pues en eso también hay que reconocer que los curadores buscaron afianzar uno de los grandes temas pendientes en la industria de la moda en Colombia, pero que da señales de cambio como lo es construir valor a través del branding.

Sorpresas:

Ana Laverde (@analaverdehandbags) y su imaginario desde la marroquinería supo colocar en situación sus bolsos, con un desfile muy bien ejecutado – el estilismo – donde con un bolso tocado y toda la armonía que creó para el desfile, puso el tono correcto para dar curso a los desfiles inaugurales del BFW.

Fotos Cortesía: Camara de Comercio de Bogotá

Lorena Cuevas y Paola Tarazona de Mulierr (@mulierr) sin duda alguna el peso que están adquiriendo en el imaginario colectivo en el ámbito creativo, salió más que reforzado donde su construcción en las prendas, colocaban más que en evidencia el diálogo pertinente que algunos diseñadores tienen entre la moda y el arte. Sus prendas entre la fusión de técnicas como el tejido en dos agujas, el bordado a mano y el corte textil geométrico; se expresan con sutileza y sofisticación que siempre son más que bienvenidas para el fondo de armario, en el ámbito femenino. No las pierdan de vista.

 

Álvaro Ávila (@alvaroavilajoyas) Hacerse parte de la propuesta de joyería de este hombre cuya trayectoria ha supuesto un reconocimiento fuera de Colombia notable – les suena nadie es profeta en su tierra – pues eso seguramente empezará a variar, pues su propuesta para ornamentar no sólo a las mujeres – Por Dior Gracias – sus piezas también dan lugar a adornar el universo masculino; permitiendo que sus joyas se conviertan en los nuevos emblemas y condecoraciones para enfrentar el día a día.

Miradas Clave:

Lina Cantillo (@collectionbylina) Ser el primero en presentar la lección tiene ventajas y desventajas, sin embargo en el caso de la diseñadora Lina Cantillo supo escalar hasta obtener  un sobresaliente con su colección #Rouge. Todos los looks exploraron las distintas tonalidades de rojo, intenso, carmesí, vino tinto donde en una pasarela mixta y con una monumental ornamentación de titánicos arreglos florales de rosas de Don Eloy; también supo alzar la voz por el universo masculino desafiando los imaginarios y vistiendo a sus hombres de rojo.

Juan Pablo Socarrás (@juansocarrasy) Si hay alguien que sigue afianzando su destreza para contar historias y pasar del lenguaje escrito al lenguaje de la indumentaria, los baúles de su memoria a una gran propuesta estética, ese es el diseñador Juan Pablo Socarrás. En esta ocasión precisamente examino la historia #DeLosBaúlesDeLuisaFranciscaYAntonio para confirmarnos como su mirada es capaz de construir propuestas estéticas solidas, refinadas, y atemporales. La riqueza en sus estampados, detalles (botones, apliques, cortes y patrones), accesorios y sobre todo la historia de la cual hizo participe al público, volvió a dar como resultado una puesta en escena impecable.

Faride Ramos (@farideramos): En la edición de 2016 la diseñadora Faride Ramos, nos deleito con una puesta en escena donde todo el canting de modelos fueron mujeres afro colombianas, y sumado a una colección llena de vestidos plisados, la caída de sus telas, el brillo e intervención del satín y algún estampado también brillaron con acierto sobre la pasarela. Los juegos prohibidos de la infancia fueron el eje para construir una colección donde a través de piezas sencillas, elegantes y minimalistas se afianza un armario femenino con prendas oversize, múltiples referencias de la sastrería masculina, estampados geométricos y tocados de aquellos juegos de infancia; apelan a la nostalgia para traer a 2017 un universo estético capaz de trascender con el tiempo. Finalmente la diseñadora se alzo con el premio otorgado por American Express de manos de Nina Garcia, se avecina un horizonte como poco emocionante con los bonus que trae este reconocimiento. ¡Éxitos!

Salvavidas Masculino:

Strada in Voga (@stradainvoga) : Uno de los mayores reproches que expreso en vida el diseñador Yves Saint Laurent fue no haber creado el tejido de denim, esta referencia histórica tiene como objeto hacer énfasis en el tejido protagonista de la colección, donde gracias a su gran conocimiento en el desarrollo y tratamiento del denim, explora y obtiene brillos y texturas del mismo ofreciendo una impronta urbana, diferente y diversa para una prenda tan versátil en el ámbito masculino. Aparecen al igual capas y chalecos largos, que amplían el discurso estético para el hombre en Colombia. ¡Gracias!

Fotos Cortesía: Camara de Comercio de Bogotá
Fotos Cortesía: Camara de Comercio de Bogotá

Nirvana:

Adriana Santa Cruz (@ad_santacruz) Su trayectoria y compromiso como embajadora de los artesanos colombianos a nivel global, donde los oficios que enriquecen sus composiciones gracias a los telares, la sabiduría indígena, dan como resultado capas, estolas, abrigos y mantos ricos en espíritu como ella bien profesa. Su acertada mirada para que su propuesta estética no caiga en el renglón del disfraz, ni del traje regional (sin que estos últimos sean menos valiosos) encuentra la medida justa para que cada una de sus prendas, sea más que deseada si no que también sea capaz de ser un vehículo de transmisión y testimonio de conocimiento. El color y sus combinaciones, el estilismo y un acompañamiento musical, colocaron #NariñoEsTendencia no sólo en el marco digital, si no que aquellos que fuimos participes de ese momento, nos volcó una inmensa emoción ver esa convergencia de júbilo  producto de su propuesta estética; donde además Pilar Castaño se unió al espectáculo como una modelo más en pasarela. Realmente una antesala al cierre maravillosa.

Fotos Cortesía: Camara de Comercio de Bogotá

Pequeños Gigantes:

El siguiente listado más allá del tamaño en cuanto a una cuenta de resultados o incluso trayectoria creativa, busca ante todo afinar la mirada hacia universos de marca que si bien objetivamente su andadura en la industria de la moda en Colombia, quizás puede verse corta eso no quiere decir que el horizonte que están afinando para las mismas no sólo sea prometedor; si no que vale la pena que empecemos a acompañarlos en el camino.

Utilizaremos una referencia con el ánimo de generar el deseo para sumarse en cada una de sus historias: Diana Gómez (@dianagomezbogota) Exploración textil – Camila Miranda (@camilamirandafashion) Riqueza onírica – Andrés Rodriguez (@andresrodriguezjoyas) Geometría Ornamental – Luisa Alvarado (@duckyblackk_) Bella disrrupción – Divina Castidad Hand Bags (@divinacastidadhandbags) Diversión y maestría en marroquinería – Flor Amazona (@floramazona) La leyenda del Dorado contemporánea y We Apparel (@wefabled) Los guantes de cuero contra atacan.

 

Texto: Camilo Villegas Guerrero

Twitter: @CamiloGVillegas

Instagram: cguerrerovillegas

 

Comments

comments